martes, 17 de julio de 2018

Microrrelato: guerra



«Los dejaremos entrar» dijo mi hermana pequeña. Mi primo no parecía muy convencido de todo este asunto, pero se calló porque no quería quedar de cobarde. Le quité el seguro al fusil y me aposté tras la puerta de la base. 


¿Resultado? Una masacre. Cuatro enemigos caídos. Una baja en nuestras filas. Sesenta bolas de pintura y unos doce moratones que luciríamos, a modo de trofeo, durante semanas.

4 comentarios:

  1. Nunca he echo paintball, pero me han dicho que es súper divertido, saludos desde kiwybooks.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco hice paintball nunca, pero sí hice láser tag y es divertidísimo.

      Eliminar