jueves, 20 de abril de 2017

Reseña #21 Muerte accidental de un anarquista

  


En pleno clima de tensión y de persecución política, se producen, el 12 de diciembre de 1969, varios atentados en Milán y Roma. Tres días más tarde uno de los detenidos enuna redada anarquista, el ferroviario Pinelli, que presuntamente habría participado en ellos "se suicida" arrojandose desde una ventana del cuarto piso de la Jefatura de Policía de Milán. La investigación del supuesto suicidio se archiva de inmediato. Un año después, Dario Fo estrena Muerte accidental de un anarquista en una antigua fabrica de Milán.


La obra comienza con un prólogo de Dario Fo, donde, con evidente ironía, inventa un suceso similar al de Pinelli, pero que ocurre en Nueva York:

Con esta comedia queremos contar un hecho que ocurrió realmente en Estados Unidos, en 1921.

Un anarquista llamado Salsedo, un inmigrante italiano, "cayó" desde una ventana del piso 14 de la comisaría central de Nueva York. El jefé de la policía declaró que se trataba de un suicidio. (...)

Para actualizar la historia, haciendola al tiempo más dramática, nos hemos tomado la libertad de recurrir a uno de esos trucos que se suelen emplear en el teatro: hemos trasladado la historia a nuestros días, y la hemos ambientado, no ya en Nueva York, sino en una ciudad italiana cualquiera... por ejemplo, Milán. (...)

En el caso de que aparezcan analogías con sucesos y personajes de nuestra cró9nica, el suceso deberá atribuirse a esa imponderable magia constante en el teatro, que en infinitas ocasiones ha logrado que incluso historias disparatadas, completamente inventadas, hayan sido impunemente imitadas por la realidad.

A continuación nos encontramos en el despacho de la jefatura central de policía, donde el comisario Bertozzo hojea unos papeles mientras habla con un sospechoso. A medida que transcurre la escena descubrimos que se trata de un loco que se dedica a representar diferentes personajes y engañar a la gente con ellas. Al final, opta por dejarlo libre. 

Cuando Bertozzo se va, el loco regresa y atiende una llamada del Comisario de la brigada política gracias a la que se entera de que un juez viene a investigarlos por el ausnto del anarquista que se tiró pro la ventana. Durante la llamada, el loco finge que Bertozzo se burla del Comisario y los enemista.

En la siguientes escenas vemos al loco disfrazado del juez Malipiero que investiga la muerte del anarquista, burlandose de los policias, desmontando sus versiones e ironizando con sus prácticas. Hasta que se descubre su identidad y misteriosamente tras un breve apagón acaba arrojandose por la ventana.

La obra es divertidisima. Llena de ironía. Por medio del humor, Dario Fo denuncia la violencia policial a la que estaban sometidos los presos y como esta no se investiga incluso cuando llega a atravesar límites como los del asesinato. El humor es esencial porque Fo entiende que ante todo Muerte accidental es un espéctaculo y si no funciona como espectaculo, la critica no llega y queda reducida a un simple panfleto.

Los personajes están muy bien definidos, sobre todo el del loco que es absolutamente impresionante. Es sumamente inteligente. Consigue engañar al Comisario de la brigada política, al Comisario jefe y al Agente, consigue que se contradigan una y otra vez, que confíen en que está de su parte cuando les está tomando el pelo, consigue que hablen con la prensa e incluso que canten la Internacional.

No me voy a extender mucho más porque me gustaría que la leyerais. Como cualquier obra de teatro se lee en nada, pues está pensada para que dure una hora y poco. El tema... tragicamente parece atemporal, constantemente vemos muestras de abusos policiales que quedan sin castigo (si bien es cierto que no todos los policías son así). El problema no es tanto lo que hacen, sino la impunidad con la que se hace. 

De todas formas, antes de dar por terminada esta reseña quiero resaltar dos partes que me gustaron especialmente. La primera es la de los mastines. El loco disfrazado de juez hace creer a los comisarios que el gobierno va a tomar medidas contra ellos y cuando los comisarios indignados aseguran que solo hacían su trabajo, lo que se les ordenó que hicieran, dice:

Hay un viejo dicho inglés: "El amo azuza a los mastines contra los campesinos... si los campesinos se quejan al rey, el amo, para hacerse perdonar, mata a los mastines".

Pero más tarde asegura que lo que ha dicho es falso, que el gobierno está muy contento con ellos y que solo estaba burlándose:

Y también les diré que el refrán de los mastines es falso. Ningún amo ha matado nunca a un mastín para complacer a un campesino. Si acaso, todo lo contrario. Y si el mastín muere en la reyerta, al Rey le falta tiempo para mandar telegramas de pésame al amo. Y coronas con banderas.

El segundo momento que quiero resaltar es, sin duda, mi favorito. El comisario presume ante la periodista de que tienen agentes-espía por todas partes, pero la periodista se muestra escéptica.

¿No me cree? Incluso esta noche, entre el público, tenemos unos cuantos, como siempre... ¿Quiere verlo?

El comisario da una palmada y desde el patio de butacas, desde varios sitios diferentes, empiezan a oirse voces:

¡Mande, jefe! ¡A sus órdenes!

Entonces, el loco se acerca al público y les dice:

No se preocupen, son actores. Los de verdad están sentaditos y mudos.

Y esto es todo, espero que os haya gustado la reseña y que os animéis con la obra porque sin duda merece la pena.

¿Y vosotros?

¿La habéis leído?

¿Tenéis pensado hacerlo?

2 comentarios:

  1. Wow Rose! No conocía la obra pero me enganchaste profundamente adoro el poder del teatro como funcionalidad social, en este caso la denuncia y si lo hace con la herramienta del humor y la ironía aun mejor porque mas probable que el mensaje llegue, me fascina y espero leerla, pero aun mas quiero verla, voy a fijarme si la encuentro en el under, ojala!

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Holaa
    Desde que supe de este libro, casualmente fue también por tu blog, me interesé en el y tu reseña a aumentado mis ganas de leerlo, así que espero poder hacerlo pronto
    ¡Muchas gracias por compartilo!

    ResponderEliminar